Gran Canaria, 35. Tarragona

Tel: 977 547 780

Móvil: 677 477 875

E-mail: info@clubciurana.org

Web: www.clubciurana.org

Formación basada en los valores del humanismo cristiano

Las familias que han procurado educar bien a sus hijos tienen en común seguir un plan pedagógico para ellos desde niños.

El proyecto educativo CIURANA nace con el objetivo de apoyar a los padres en este plan familiar educativo. Se fundamenta en cuatro pilares: educar la sinceridad, educar la libertad, educar la solidaridad y educar la piedad.


Educar la sinceridad: El amor a la VERDAD se desarrolla por medio de la sinceridad. La educación inspirada en el humanismo cristiano se esfuerza por desarrollar el conocimiento y la pacífica convivencia, por medio de las virtudes de la veracidad, la sencillez, la naturalidad y la sinceridad. Solo cuando los hombres se acostumbren a comprender y decir la verdad habrá respeto a la libertad, comprensión, concordia y colaboración.


Educar la libertad: El amor a la libertad permite que ninguna persona sea esclava de los vicios o las adicciones. La adicción a los vicios crea dependencias insuperables, debilita la fuerza de voluntad, disminuye la confianza en uno mismo, incapacita para el trabajo, y perturba el desarrollo de toda la personalidad.


Educar la solidaridad: El amor a nuestros semejantes conduce a la entrega de los propios talentos para difundir el bien. Sin hacer el bien no se puede ser buena persona. Nadie llega a ser bueno si no hace todo el bien que puede. Nadie puede ser feliz haciendo el mal. Nada hay de inteligente en reservarse de manera egoísta, para tener más a costa de los demás. El individualismo mata el talento. Pero el bien es de suyo expansivo, por eso hay que aprender a combatir el mal sofocando el mal con abundancia de bien.


Educar la piedad: El amor a Dios, que es el fundamento verdadero de los valores más altos, se desarrolla con la virtud de la PIEDAD. El amor a Dios es la base de la fraternidad, de la equidad, de la justicia, de la prudencia, de la compasión y de todos los más altos valores morales, intelectuales y espirituales que puede llegar a tener un ser humano. Ayudan a cultivar la piedad desde los más pequeños a los mayores: la oración, la Santa Misa y las devociones eucarísticas, la confesión sacramental, la lectura espiritual y del Santo Evangelio, la devoción a la Santísima Virgen María y el rezo del Santo Rosario, etc.


Video promocional